Las tres coberturas imprescindibles de las pólizas de Responsabilidad Medioambiental

La reciente entrada en vigor el pasado 1 de noviembre de la Orden Ministerial 1040/2017, que desarrolla la Ley de Responsabilidad Medioambiental de 2007, obliga a las empresas con mayor riesgo de contaminar a suscribir una Garantía Financiera. El objeto de la misma es asegurar que dispongan de suficientes recursos para prevenir y, en su caso, reparar los daños que puedan causar. La propia normativa ofrece tres opciones para constituir dicha Garantía Financiera: suscribir un seguro, un aval de una entidad financiera o que las empresas realicen reservas técnicas mediante la dotación de un fondo ad hoc.

+ INFO: ADN del seguro